martes, 18 de marzo de 2014

Porteando con Antonia

Con tanta salida que nos ha tocado hacer con Antonia, hemos tenido que buscar y probar varias alternativas para incluirla en nuestros paseos familiares, llámese trámites, visitas al médico, paseos-paseos, etc.

Primero comenzamos lisa y llanamente llevándola en brazos y nos turnábamos con el papá, pero resultó un tanto cansador e incómodo, sobre todo cuando los tramos eran más largos.
Luego estrenamos el coche, que resultó bastante cómodo para llevar a Antonia, ella iba en un espacio seguro, con todo lo que necesitaba a mano, podíamos mudarla ahí, llevar su bolso, etc., el tema es que el coche hay que armarlo y desarmarlo para meterlo al auto, además en algunos lugares es poco práctico: en los mall no se puede usar en las escaleras mecánicas y los ascensores normalmente no están tan a la mano; en lugares al aire libre el coche no resulta tan "todo-terreno" como llevarla en brazos.

Finalmente optamos por una alternativa más cómoda y decidimos portear a nuestra bebé, para lo que hasta ahora hemos probado dos alternativas: primero fue el porta-bebé, que compramos antes de su nacimiento y que no resultó para nada cómodo ni ergonómico, en este último punto agradezco a mi amiga Carola su asesoría porque desconocía gran parte de este tema; Luego nos decidimos por el fular y eso sí nos ha resultado de maravillas.
Reconozco que al principio no me tincaba tanto el fular porque me parecía  complicado eso de los nudos, pero entre eso y andar cargando a mi hija en algo que podría perjudicar sus caderas más adelante (porta bebé no-ergonómico), preferí darme a la tarea de aprender.
Encargué mi fular rojo a "Besos de Mamá" y tuve la suerte que ese mismo día por la tarde me lo fueron a dejar a mi casa; Por la noche busqué un vídeo en Youtube y encontré uno bastante práctico de Chile Crece Contigo, que enseñaba cómo anudarlo con el bebé por delante, ideal para recién nacidos.
Esa noche mi esposo y yo aprendimos a portear en fular a nuestra princesa y ella muy cómoda aprobó la iniciativa, reconozco que es mucho mejor que el porta-bebé, más cómodo, más práctico y ergonómico para nosotros y para ella (va en posición de ranita y no sentada haciendo el peso sobre sus caderas y genitales), y además la bebé queda de lo más confortable pegada a nuestro pecho, calentita y sintiendo nuestro corazón latir, algo de recuerdo del útero le debe traer.
Días después me atreví a salir sola con ella en el fular y fue una muy buena experiencia, realmente lo recomiendo, es de lo mejor; veremos cómo nos va cuando Antonia esté más grande, seguramente habrán otros tipos de fular y otras formas de anudarlo, por ejemplo a la espalda.

6 comentarios:

  1. Me alegra que esten disfrutando del porteo. Y de nada por el dato, los buenos datos hay q compartirlos. A medida que Antonia crezca como dices cambian los nudos y se hace cada vez más divertido. Nosotros somos adictos al porteo. Cualquier duda aquí estoy. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, seguramente después necesitaré un poco de ayuda jejeje.
      Nos encantó portear a nuestra hija, es lo mejor sobre todo para salir.

      Eliminar
  2. Portear es exquisito. Aqui lo disfrutamos mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, realmente muy entretenido y práctico, a mi esposo le ha gustado montón también.

      Eliminar
  3. Ya te agregué a mi blogroll. Gracias por agregarme.

    Vivi
    SoyMama blog
    http://www.soymamablog.com/blogroll

    ResponderEliminar

Comenta con confianza y respeto :D