jueves, 13 de marzo de 2014

Dos tendencias: mucho desapego o mucho apego

APEGO
En este corto periodo que llevo siendo madre, me he dado cuenta que hoy a las mamás primerizas (y a todas en general) nos toca lidiar con dos grandes tendencias relacionadas con la maternidad y la crianza de nuestros bebés:

  • Por un lado está el desapego extremo, dejar al bebé crecer independiente de una, dejarlo llorar, darle el tiempo justo y necesario, no consentirlo demasiado, que duerma sólo en su cuna/cama, si se cae no ir a socorrerlo, etc.
  • Por otro lado está el apego extremo, estar siempre con el bebé, ojalá con una las 24 horas del día, no dejarlo llorar bajo ningún punto, dormir con él/ella, tenerlo siempre pegado, llevar al extremo las estrategias de colecho y porteo, etc.

A estos dos extremos se suma el concepto de APEGO, que en algunos casos es mal entendido más en lo relativo a andar pegados físicamente del bebé, que en lo que respecta al vínculo emocional que depende de la manera en que puedas acoger, contener y calmar a tu hijo(a) cada vez que sienta malestar.

En lo personal, creo firmemente que lo más sano (por lo menos para mí) es buscar el justo equilibrio que a uno como mamá le acomode más (no el que te dicen o el que le sirve a otra mamá), preguntándole a tu cuerpo y a tu corazón el "cómo quiero hacer" tal o cual cosa, siendo flexible en que un día puedo hacerlo de una manera y otro día de otra, teniendo presente que me puedo equivocar, aprovechando los consejos que siento que me aportan y agradeciendo los que no.
Y paso a paso, día a día vas construyendo tu propia manera con tu bebé, distinta a todas las demás experiencias y distinta también entre un hijo y otro, tendiendo presente que los bebitos van cambiando entre una semana y otra, o entre un mes y otro, y tú deber ir acomodándote también a este crecimiento. Y por sobre todo, sentirte bien, sentirte segura y saber que estas haciendo lo correcto, que no existe manual para ser mamá y que te vas a equivocar sí o sí, pero con amor eso pasa a segundo plano, al fin y al cabo el amor será lo que marque a mi hija para toda la vida.

1 comentario:

  1. Hola Lorena, al igual que tu trato de tener un balance. Pero trato de estar 100% con mi bebé el poco tiempo que estoy en la casa despues del trabajo, y los finde ni se diga. No voy con lo de tener que dejar llorar al niño. Dios me libre de hacer una cosa así. Ellos son indefensos a esa edad y nos necesitan.

    ResponderEliminar

Comenta con confianza y respeto :D