sábado, 24 de mayo de 2014

Mientras todos duermen

Y así comienza un nuevo día a full.
Son las 7 AM, papá Kine y mi cachorrita duermen plácidamente, estamos despiertos desde las 6 AM, ella ya tomo su papa, cambiamos el pañal, mañoseó un rato por los cólicos y mamá la acunó hasta dormirse plácidamente, envuelta en su tuto a rayas azul marino.
Mientras la acunaba la olía y es esquisita, pese a que su olor de cuando nació ya desapareció, sigue oliendo muy rico, su piel tibia sigue pegándose a la mía y su apariencia quieta y relajada, inocente y perfecta, me sigue enamorando día a día. La beso repetidas veces en la cabecita para que concilie el sueño con más seguridad, sabiendo que mamá está aquí, que no la dejará bajo ningún punto, ni aún en su viaje al sueño.

Ahora la casa es silencio, sólo escucho sus respiraciones, me relajo un rato en el computador, luego de haber dejado todo preparado para cuando despierte, y de paso mi desayuno.
Este silencio, mi amado silencio, me da tiempo para pensar, para hacer un alto, robarle tiempo al sueño, y agradecer a Dios por mi hermosa familia, tengo el corazón hinchado de felicidad y me siento plena: mi esposo es un regalo precioso, mi complemento perfecto, y mi hija es una preciosura que cada día crece y puedo ver cómo se va desarrollando. Anoche precisamente presenciamos todo un número que quedará guardado en nuestro corazón, la cachorrita soltó la lengua y balbuceó a más no poder, contestando a todo lo que el papá le decía, incluso con sílabas nuevas y todo el entusiasmo y alegría de saberse amada, fue realmente hermoso, pero a penas saqué el celular para grabar... el show se acabo y sólo quedaron algunos balbuceos y sonrisas, jejjeje... así es la magia!

Ya es hora de volverme a dormir, hay que aprovechar de descansar mientras la bebé lo hace, después volveremos al ciclo de papa-pañales-regaloneo-tuto.-

6 comentarios:

  1. es gracioso como ansiamos un momento de silencio y, cuando por fin lo tenemos, lo dedicamos a mirar a nuestros bebés, pensar en ellos o escribir sobre ellos! jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero qué hacerle... así es el corazón de mamá... siempre puesto en ellos.
      Abrazos!

      Eliminar
  2. Que hermoso lo que cuentas... yo ya estoy a semanas de ese mundo que describes y espero que al leerme en ese tiempo lo este disfrutando tanto como tu.
    cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! que emoción... será bello bello!!
      Abrazo y ánimo!!!

      Eliminar
  3. A mí también me encanta deambular por casa cuando todos duermen , es como mi espacio ,porque el resto del día es un ir y venir , un sube y baja , una algarabía constante con dos piratas de 13 y 10 años, que todavía sigo oliendo sus cuellos , es decir , que eso que hacemos de bebés de olerlos no se deja de hacer nunca, el olor de nuestros hijos siempre estará en nuestros olfatos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dicen que en parte ese olor nos enamora desde el momento en que los tenemos en nuestros brazos cuando nacen.

      Eliminar

Comenta con confianza y respeto :D