lunes, 12 de mayo de 2014

Lactancia, las dificultades no le restan valor

No ha sido fácil la lactancia para nosotras con mi cachorrita, pero no por eso ha sido menos satisfactoria y enriquecedora para nuestro hermoso vínculo madre-hija. 
Me encanta amamantar, cuando mi mariposita está mamando su papa y la tengo tan cerquita siento que tenemos una conexión tan especial, indescriptible en palabras, siento como fluye el amor desde mi pecho a su cuerpo, y creo que ella también siente que esta es mi humilde forma de amarla con todo lo mejor que tengo, porque se acomoda y me mira con esos ojos tan hermosos, instalada cómodamente junto a mí.
Poco a poco veo cómo va creciendo, ya es capaz de pegarse al pecho con un pequeño impulso de su cuello, cuando está cerca de mi pecho. Y lo hace con una energía, como si en ello se le fuera la vida.

El tono gris lo ha puesto el control sano, fuimos al de los 3 meses y el pediatra la encontró bajo peso, y que estaba creciendo muy poco comparado con lo que se esperaba. Mi primera reacción fue angustiarme, pensando que mi leche es el problema, hoy un poco más calmada estoy nuevamente buscando la estrategia que nos permita salir adelante. Con papá Kine revisamos la situación y seguiremos con la lactancia materna a libre demanda, y ofreciéndole los 60 ml de relleno al final de cada mamada, en caso de que quede con hambre. Estos días que lo hemos hecho así ha aceptado el "extra" en algunas ocasiones y en otras le basta con la leche de mamá. ¡Vamos que se puede!

Por otro lado, he sufrido con mucho dolor en ambos pezones, al parecer es una reacción al frío, se ponen blancos y se contraen provocándome mucho dolor, me han recomendado aplicar calor antes de cada papa. Aún seguimos en lo mismo y esta última semana se sumó además otro problema en mi seno derecho: perlas de leche, que según lo que encontré en el blog Guía de Lactancia Materna sería: "Una perla de leche, o poro del pezón bloqueado, se produce cuando un poco de piel crece en la apertura de un conducto de leche y la leche se acumula en esa zona.", con la ayuda de una amiga en el grupo de apoyo de La Liga de la Leche Chile pude orientarme sobre qué trataba el tema y la solución, en mi caso fue aplicar calor y con mucho aguante poner a mi bebita al pecho para que la succión rompiera la obstrucción, luego aplicar crema de lanolina para cicatrizar.

En fin, no ha sido fácil mi lactancia, pero creo que eso mismo le da mucho más valor y hace que cada día me la juegue por seguir adelante, sin bajar los brazos, para darle lo mejor que tengo a mi hija, sin temor a usar el relleno como una ayuda al proceso.

3 comentarios:

  1. Yo también viví la lactancia con ciertas dificultades. Con mis dos hijos me pasó que mis pezones se agrietaron las dos primeras semanas, la primera vez me asusté mucho pero gracias a la ayuda de mi ginecóloga y doula es que salió al final todo bien; pero en el segundo, no me asusté pero si me frustré un poco porque no podía creer que me volviera a pasar; ya que según yo había seguido las recomendaciones para prevenirlo. En fin, la cosa es que a veces te pintan que la lactancia es fácil, y lo cierto es que si se requiere de paciencia, mucho amor, y sobre todo ser fuerte y seguir adelante por que sabes que es el bienestar de tu crío y de uno mismo. Felicidades y adelante con la lactancia!! Por cierto logré amamantar a mi primer hija hasta el año y medio y pienso lograr lo mismo o más con el recién llegado. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no es fácil, pero es hermoso!
      Gracias por el ánimo y por compartir tu experiencia.
      Vamos que se puede!

      Eliminar
  2. Para nada la lactancia es fácil , es más , es difícil para muchas . En mi caso , me sucedió como la otra opinión , con el primer niño se me pusieron los pezones en carne viva , vamos, eran unas carreteras que veías hacia dentro , por más crema que me ponía , daba igual , estuve casi un mes para que se quitara y ya fue mejor . Y con el segundo niño , otra vez lo mismo , pensando de que no sucedería porque tenía experiencia , pero se ve que la piel tiene sus características y por más que hagas necesita su tiempo. Después de pasar esos dolores terribles de tener la piel totalmente abierta , pues me quedo con lo bueno y es esa conexión con el bebé y verles disfrutar tanto, quedarse extasiados en la teta y satisfechos , y que crecen sanos.
    Ya sólo son recuerdos preciosos que comparto con ellos, pues me preguntan sí mamaron y hasta cuando . El pequeño (10 años ya ) me dice si no sale leche por ahí que pueda probar,jaja.

    ResponderEliminar

Comenta con confianza y respeto :D