martes, 15 de abril de 2014

Cuando mamá se enferma

Como leí en otro blog hace unos días, una como mamá o esposa no está nunca dispuesta a enfermarse, no está preparada y asume que no sucederá, pero generalmente sí está lista para cuidar de los hijos o del esposo. Ese es mi caso, pero pasó que ayer lunes amanecí enferma y nada que hacer, me tocó pedir ayuda.
En la mañana desperté con malestar en la panzita... pensé que sería pasajero, así es que seguimos como cada día, mi esposo se fue a trabajar temprano y yo me quede con mi hija en casa.
A media mañana me dolía la cabeza, y me sentía decaída e irritable, y sentí que no estaba al 100% para cuidar a mi princesa, así es que llamé a papá Kine para pedir ayuda.
Lo bueno es que papá se pudo volver a casa, y para cuando llegó yo tenía además tos y más decaimiento, necesitaba ayuda...
Él se hizo cargo de nuestra princesa, yo hice algunas cosas que sí o sí tenía que resolver y luego de almorzar pude tomar un buen momento para dormir tranquilamente, luego de haberme tomado varios vasos de agua de machitunes varios.
Pasadas las 16 horas me levanté bastante más repuesta, me hizo muy bien descansar, sobre todo sabiendo que mi esposo estaba a cargo del buque y no había nada de qué preocuparme.
Doy gracias a Dios porque hoy amanecí mejor, y porque mi compañero de vida es tan aperrado y me apaña en todas, en las buenas y las malas... como aceptamos hace unos años atrás.

Lección aprendida, me puedo enfermar, puedo estar mal y necesitar ayuda, debo saber pedir ayuda y dejarme ayudar, y finalmente: tengo un compañero que está siempre dispuesto a ayudar.

2 comentarios:

  1. Hola Lorena,
    Muy cierto. Algunas veces nos olvidamos de que nosotras tambien somos humanas.
    Recuperate. Un beso
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos olvidamos, pero el cuerpo se encarga de recordarnoslo... jejeje
      Besos!

      Eliminar

Comenta con confianza y respeto :D