sábado, 1 de agosto de 2015

Los hijos no esperan

Los hijos no esperan...

Los hijos crecen!

Hace unos pocos días conversábamos con papá K sobre el tema de cuan rápido crece nuestra Mariposita, cómo pasa el tiempo volando, y en nuestro corazón confirmábamos el anhelo de siempre tener tiempo para ella, que siempre cuente con nuestra atención.

En lo personal, creo que muchos temas de rabietas y niños que rompen cosas, hacen pataletas, gritan, muerden o pelean, pasan en cierto grado porque buscan la atención de sus padres (o del adulto que está a cargo), y al no conseguirlo pasan a estas conductas más bruscas que también para ellos son complicadas.

Hoy, y pese a nuestros trabajos, seguimos firmes en el propósito de regalarle tiempo a nuestra hija, en cantidad y calidad, nuestra atención, jugar con ella, escucharla, interesarnos por sus intereses, cantar, salir con ella, y respetarla en sus gustos, que también los tiene.

Espero que este ánimo nos siga acompañando en los años venideros y frases como "no tengo tiempo", "ahora no", o "estoy ocupada" no sean el 'pan de cada día'... porque sé que cuando ella sea grande lo lamentaremos... Al fin y al cabo, los hijos no esperan, los hijos crecen, y muy rápido.

1 comentario:

  1. ¡Qué cierto!
    Lo único que lamento cuando echo la vista atrás es no haber podido disfrutar más de mis niños cuando eran pequeños... El tiempo se pasa muy rápido y no hay forma de pararlo, ni de disfrutarlos más. Yo intento también proponerme cada día dedicar todo el tiempo que necesitan, aunque no siempre es fácil. Gracias por la reflexión

    ResponderEliminar

Comenta con confianza y respeto :D